A+ R A-

El Brócoli Mecánico certifica más de media permanencia en Villarreal. (1-2)

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 

IMG 7224feme

Después de una mala racha de tres encuentros perdidos que le habían abocado a ser el equipo que marcaba la línea de la permanencia en Segunda División, el Brócoli Mecánico Lorca Féminas reaccionó con orgullo y brío ante el siempre complicado equipo amarillo y se alzó muy merecidamente con la victoria a domicilio en el partido disputado este último sábado del mes de Marzo, el que antecede al cambio de hora en los relojes.

 

El premio de los tres puntos permite a las lorquinas distanciar a sus directas rivales del Elche femenino hasta los nueve puntos a falta de otros tantos por disputarse, en las tres últimas jornadas de Liga en el Grupo VII. Así las cosas, el único escenario en que el equipo blanquiazul descendería sería el de una debacle total en la que perdiese los tres encuentros y el franjiverde los ganase todos. Aunque improbable, las matemáticas y sus cuentas no se discuten, y existiendo esta pirueta diabólica de resultados como opción las brocolitas aún no pueden cantar victoria. Pero sin duda el paso dado es importantísimo.



Pese a las tres derrotas cosechadas, partían las lorquinas al lejano desplazamiento a Villarreal con optimismo y fe en sus posibilidades para enfrentar a un equipo castellonense que después de estar coqueteando con la posición del playoff de ascenso a Primera llevaba asimismo otras tres jornadas sin celebrar un triunfo. La ausencia en el terreno de juego, que no en la grada, de la brava capitana lorquina Blasa, unida a la suplencia de la también veterana Isica, propiciaron que luciese el brazalete de la capitanía Carla Cotado, a la que una simpática concurrencia de familiares había venido a animar desde Mollet. Su estreno en la capitanía no pudo resultar más fructífero. Enhorabuena. Para empezar, ganaba la catalana el sorteo de campo inicial, permitiendo que las murcianas atacasen con ligero viento de popa y sin la molestia de los últimos rayos del Sol vespertino en los ojos.

Desde los primeros compases se notó sobre el césped artificial de la modélica Ciudad Deportiva villarrealense qué equipo se estaba jugando la vida, deportivamente hablando, y las lorquinas metieron en su campo a las locales. Para contrarrestar el juego de línea de zagueras avanzado y achique de espacios amarillo se presumía de vital importancia táctica la ruptura en velocidad de Belén, como así fue.

 

El gol de las brocolitas llegaría pronto, tras los primeros escarceos y centros de la navarra ante su par, la capitana castellonense Laura Cuesta. Antes, reclamarían penalti las visitantes en unas manos dentro del área de su central Cristina similares a las que supusieron su derrota en las postrimerías del encuentro de dos semanas atrás en tierras castellonenses ante Almassora. Pío, pío, que yo no he sido. En fin, la indignación de la afición lorquina desplazada dejó pronto paso al optimismo por el buen juego desarrollado, y sobre todo por el excelente disparo cruzado de Aroa desde fuera del área que obligaba a Vicky a hacer una excelente y plástica parada a media altura con la dificultad adicional de la luz del Sol en la cara.

 

Se cumplía el cuarto de hora, y sólo cinco minutos después el dominio del Brócoli Mecánico se cobró el premio del gol. Fue tras una falta cerca de la imaginaria línea de tres cuartos, botada por Beíta Cano al corazón del área e inicialmente rechazada de cabeza por las zagueras. Eventualmente, al balón dividido que se originaba puso firme la pierna la sevillana ante su contrincante, de manera que la bola salió rebotada en la dirección que interesaba a las atacantes, para salvar la nube de jugadoras por elevación y acabar a los pies de una muy atenta Estefi, que en dos sutiles toques salvaba, primero la salida de la portera, y después acompañaba al balón al fondo de las mallas amarillas como quien acompaña y da una palmadita al parvulito para que entre al cole por las mañanas. El reencuentro de la cartagenera con el gol no podía ser más oportuno.


La gestación del tanto fue sintomática, pues las brocolitas ganaron el medio campo no sólo a base de su toque, sino también por el brío y la decisión con que acudieron a los balones divididos, que de esta manera fueron ganados en su gran mayoría. Aroa y Alicia en la presión, y tanto Bea como Lucía en la recuperación en la línea de medios,… todas supieron interpretar la importancia de cada pelota, en un partido que fue de guante blanco, y en el que sólo vería la amarilla la sevillana Cano por cortar un contraataque amarillo, un ataque de esos que ahora los modernos dicen que es “prometedor”. Garra y lucha no significan violencia o malos modos, y en este encuentro quedó evidenciado.

 

La sabadellense Aroa estaba especialmente motivada y activa, probablemente por la semana de abstinencia futbolística culpa de la acumulación de tarjetas, y observarla era contemplar un tornada barriendo la línea de ataque, dientes apretados, ojos de determinación y concentración máxima toda ella. De nuevo anduvo cerca del gol la media punta, sobrepasada la media hora de juego, en una bolea que trazó una parábola similar a la trayectoria de una pulga saltando que acabó con la bola en la parte superior de las mallas de la portería defendida por una sobrepasada Vicky.

 

Poco juego opusieron las del “submarino amarillo” (título que también reclaman desde Cádiz o desde Las Palmas) durante esta primera mitad. Apenas la tenacidad de Jessica en la lucha, que se estrellaba contra las centrales murcianas Nancy y Julia, o los intentos de la extremo izquierdo Nerea ante la canterana Carolina que ésta supo mantener bajo control, y a la que incluso sobraron fuerzas para incorporarse también al ataque. Aurora fue casi una espectadora, lo que habla a las claras del gran fútbol del equipo lorquino durante el primer período.


La segunda parte empezaría con las locales más ambiciosas y con las de Dus algo contemporizadoras y calculadoras por la ventaja obtenida en el marcador, dando un pasito atrás para ser ellas en esta ocasión quienes se dedicasen al también noble arte de jugar al contragolpe. Y pronto esta estrategia se confirmaría como acertada. Belén a pase en profundidad de la canaria Lucía a punto estuvo de llegar antes al duelo con la guardameta Vicky en su salida del área. Sería como un ensayo de lo que sucedería en la siguiente jugada, de corte similar, y en la que la grada lorquina cantó el segundo, que no fue.

 

¿Que cómo fue entonces? A ver…la jugada por la izquierda, montanda sin prisa y después de mover el balón con tranquilidad atrás y combinando incluso de pie con Aurora, la llevaron entre Carla y Estefi, que le devolvía en profundidad el tuya-mía a la novata capitana lorquina y experimetada jugadora Carla, quien luchó esa bola con la suficiente fe como para que una zaguera tuviese que ceder de manera deficiente a su guardameta. Y allí llegó como en una exhalación la gueparda Belén desde no se sabe bien dónde para driblar hacia la izquierda a la guardameta y rematar a continuación a puerta vacía, aunque escorada y con su pierna menos buena, para que el balón saliese demasiado cruzado. Los aficionados lorquinos apoyaron los extremos de sus extremidades superiores sobre sus cráneos, por decirlo de una forma anatómica. Amén de mirar al cielo, casi ya completamente oscurecido.

 

No tendría la grada lorquina demasiado tiempo para lamentos, pues acto seguido llegaba el segundo tanto, cercana la hora de juego. La falta desde tres cuartos por la derecha se encargaba de centrarla Carla con efecto hacia puerta para que la hiperactiva Aroa se adelantara a la acción defensiva y peinase la bola lo suficiente para que fuera picada al segundo palo, sin opción de alcanzarla para Vicky a pesar de su estirada. La felicidad de jugadoras, cuerpo técnico y afición lorquinas se desbordó por momentos.

 

No obstante, ésta quedaría empañada acto seguido por la torcedura de tobillo que sufría el ama de llaves del Brócoli Mecánico. Porque Beíta Cano, de nuevo valiente metiendo el pie, salió malparada de la bola dividida que disputaba ante una rival en el centro del terreno de juego, y tuvo que evacuar el rectángulo de juego casi a la pata coja con un más que probable esguince, reemplazada por la alcaldesa Ana Ros en la vara de mando.

 

Viéndose pérdidas, las amarillas arriesgaron con los cambios, y el último cuarto de hora de juego fue de claro dominio del cuadro local, volcado sobre el área de Aurora. La madrileña habría de hacer en primera instancia una meritoria parada en el tiro cruzado por bajo a cargo de Aixa, que hubiera derivado en asistencia al segundo palo, por donde entraba franca una compañera. Pero donde no pudo hacer nada siquiera el ángel de la guarda de la arquera lorquina fue en el gol olímpico a cargo de María Ortells. Forzado por la lucha ciega de la extremo amarilla Nerea, el saque de esquina de la castellonense describió la curva ideal, y como mandan los cánones, fue a alojarse en el interior del lateral de las mallas del segundo palo. Perfección absoluta.

 

Quedaron diez minutos de nervios en que la afición lorquina jaleó cada fuera de banda a favor como si de un gol se tratase. En los que se agotaron las reservas de uñas, pues pipas no se podían comer. Y en los que las brocolitas dieron el do de pecho, en definitiva. Aún así, a punto estaría de llegar lo que hubiese significado una injusta igualada tras un centro frontal, con prácticamente todas las jugadoras salvo la meta Vicky y la jugadora que botaba el balón en el interior del área visitante. El balón se enredó entre las piernas de las futbolistas, pero quien finalmente estuvo más acertada fue la holandesa Nancy para alejar esa patata caliente de la línea de gol que custodiaba Aurora, y que hubiera sido la que más hubiera renegado de haberse consumado el gol, sin duda.

 

Con este sufrimiento final supieron aún a más gloria los tres puntazos arrancados del siempre difícil terreno de juego villarrealense. La intensidad en la celebración atestiguan la magnitud de la conquista. No queda sino dar la sincera enhorabuena al cuerpo técnico y las futbolistas, que se dejaron la piel en la empresa.


Las discípulas de Dus quedan tan solo a falta de un punto para lograr que las matemáticas se tiñan de blanquiazul, hecho que podría lograrse en casa contra Aldaia en el primer domingo del mes de Abril. El rival, Aldaia UD, no lo pondrá nada fácil, inmerso como está en la lucha por la plaza del playoff de ascenso. Emplazados quedan los lectores para el choque. Y si no pudiesen, ya se lo contaremos, no se preocupen.

 

#JugamosConEllas #LasChicasTambienJuegan


FICHA TECNICA

 

Villarreal CF Fem: Vicky ; Lucía (Patricia), Camila (Laura Jarque), Cristina, Laura Cuesta (María García), María Ortells, Silvia, Jessica, Lucy, Nerea y Aixa.

 

Brócoli Mecánico Lorca Féminas: Aurora; Carolina, Julia, Nancy, Carla, Bea (Ana Ros), Lucía (Cris Andreo), Belén (Sara), Alicia, Aroa y Estefi.

 

Goles: 0-1 min. 20, Estefi // 0-2 min. 59, Aroa // 1-2 min. 81, María Ortells.

 

Lugar: Ciudad Deportiva del Villarreal CF. 50 espectadores. Tarde fresquita.

 

Departamento de Comunicación Brócoli Mecánico Lorca Féminas

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

0 : 0
CD Minerva
   
FF La Solana
(Fecha sin confirmar.)
0 : 0
Valencia CF B
   
UD. Aldaia CF
(Fecha sin confirmar.)
0 : 0
Redmovil Murcia Féminas
   
Levante UD B
(Fecha sin confirmar.)
0 : 0
Alhama CF
   
Villarreal C. F. SAD
(Fecha sin confirmar.)
0 : 0
CFF Marítim
   
SPA Femenino
(Fecha sin confirmar.)
0 : 0
Mislata CFF
   
Lorca Deportiva Féminas CF.
(Fecha sin confirmar.)
0 : 0
CFF Albacete
   
Juventut Almassora
(Fecha sin confirmar.)

Términos y Avisos legales