A+ R A-

A la tercera, la vencida

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 

holandaafinal

Cesáreo Martín González

@CesiMartin


Países Bajos se alzó este verano con el campeonato europeo tras solo tres participaciones

 

Fue la gran triunfadora del período estival. Sin favoritismos, sin egos, sin exageraciones. Partido a partido, la selección fémina de Países Bajos siguió el camino de su homóloga masculina en la década de los 80 del siglo anterior (concretamente 1988) para escribir también su nombre en letras de oro. Y en mayúsculas. La naranja mecánica se erigió como el combinado más vistoso de la contienda, adaptándose más y mejor al fútbol moderno, mérito que la aupó a un para muchos inimaginable máximo galardón. Bien merecido.

 

La entrenadora Sarina Wiegman, que cogió las riendas de la selección en diciembre del año anterior, preparó a conciencia el torneo que disputaba como anfitriona. La ilusión dentro de las fronteras era máxima, y la afición se comportó siempre acorde a la magnitud del evento, uniendo al lleno una continua y ferviente animación. Las internacionales tulipanes, ahora totalmente instaladas en el primer plano continental, ya sorprendieron a propios y extraños el día de su debut. Ante la histórica y vigente subcampeona, Noruega. Casi nada. Pero la concentración defensiva, el talentoso centro del campo y la diferencial última zona de juego maniataron a las norteñas. Tan solo era el principio. Posteriormente, y siempre fiel a su estilo, las locales ganaron cada partido disputado. Sin contar con ningún tropiezo, y habiéndose enfrentado a Suecia, Inglaterra, Dinamarca o la propia Noruega , el triunfo final tan solo fue el merecido resultado a un torneo simplemente sobresaliente.

 

Aunque lo más destacable es que toda esta efervescencia se consiguió en tan solo tres participaciones continentales; en solo tres oportunidades. Distanciadode la primera línea del Viejo Continente, lejos de lo que pudiera pensarse para un país futbolero, Países Bajos no debutó en un Europeo hasta el año 2009. Tras una histórica repesca disputada frente a España, en la que emergió Karin Stevens como heroína goleadora, la naranja mecánica conseguía el pase. Algo había cambiado. Ya en el propio torneo, se alcanzaron las semifinales, cayendo toda una Francia en cuartos de final. Aunque Inglaterra fue algo inalcanzable, la revancha llegó solo ocho años después. Y en la misma ronda.

 

Pese a que la edición europea de 2013 fue algo decepcionante, terminando la fase de grupos con tan solo una unidad en su casillero, su debut mundialista tan solo dos años después (en el que además alcanzaría los octavos de final) y el citado cetro de oro antes mencionado bien merecen ese pequeño “tropiezo”. Porque Países Bajos ha llegado para quedarse. El futuro del fútbol femenino pasa por su idea futbolística. El camino está marcado; y las neerlandesas han sido las primeras en tomar la senda.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Términos y Avisos legales