A+ R A-

Las jugadoras de la selección estadounidense de fútbol reanudan su lucha por la igualdad salarial

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 

Que esta lucha sirva de ejemplo para que la nuestra no decaiga en la impotencia y la frustración. Juntas y juntos podemos conseguir que la profesionalidad de la mujer en el fútbol sea una realidad no solo nacional, sino mundial.

Artículo escrito por Andrew Das y publicado el 7 de julio de 2016 en el periódico The New York Times

 

Tras haber sido derribada por el tribunal federal y rechazada en la mesa de negociación, el equipo femenino de fútbol norteamericano llevará su lucha por la igualdad salarial hacia un terreno más amistoso: la opinión pública.

Desde el partido amistoso este fin de semana en Chicago y durante los Juegos Olímpicos del próximo mes en Brasil, algunas jugadoras afirmaron, hace unos días, que se embarcarían en una campaña con la que esperan ejercer mayor presión a la federación de fútbol de Estados Unidos y, así, conseguir un salario equiparable al de los jugadores de la selección nacional norteamericana en el próximo acuerdo de negociación colectivo.

La campaña, a corto plazo, se basará en la indumentaria: las jugadoras tienen planeado llevar camisetas con la etiqueta Equal Play Equal Pay (traducción aproximada: mismo juego, mismo salario) disponibles a partir de su partido el sábado contra Sudáfrica en Chicago. Además, el sindicato de jugadoras también está diseñando tatuajes temporales con el mismo lema, los cuales las jugadoras llevarán en el campo de juego durante sus próximos partidos. La mediocentro Megan Rapinoe señaló el martes que las jugadoras usarán sus redes sociales para que el mensaje de la igualdad salarial llegue más lejos.

[…]

«Nos gustaría no tener que lidiar con esto pero tampoco vamos a mantenernos al margen», Rapinoe animó a intensificar la lucha por la igualdad salarial unas semanas antes del partido inicial en los Juegos el 3 de agosto.

usa

Jugadoras del equipo estadounidense portando la etiqueta #Equal Play Equal Pay para promocionar su lucha. De izquierda a derecha: Alex Morgan, Hope Solo, Megan Rapinoe, Carli Lloyd y Becky Sauerbrunn.

[…]

Rapinoe habló abiertamente sobre las negociaciones que se están llevando a cabo y sobre el creciente enfado entre el equipo y la directiva de la federación. Rapinoe, que se lesionó el ligamento anterior cruzado de su rodilla izquierda en diciembre pero que se encuentra totalmente recuperada para los Juegos, asistió a tres reuniones durante su baja y expresó su frustración por la escasez de movimiento por parte de la federación, «o al menos una respuesta decente» de su presidente, Sunil Gulati.

«Resulta muy frustrante saber que él está haciendo declaraciones sobre su deseo de alcanzar un acuerdo cuando ni siquiera ha acudido a ninguna reunión» dijo Rapinoe sobre Gulati. «Yo he estado en tres, volando durante seis horas por todo el país e interrumpiendo mi recuperación para ir a Nueva York, donde él vive. Y él no ha podido acudir a ninguna».

Gulati dijo hace unos días que, aunque él no haya participado directamente, la federación ha aportado ideas remarcables en las negociaciones y añadió: «durante los próximos meses nuestro punto de mira estará puesto en los Juegos y en llegar a un acuerdo justo que reemplace el acuerdo de negociación colectivo actual».

Para las jugadoras supone un riesgo introducir esta lucha en las actividades del equipo y sobre el terreno de juego. Aunque el equipo femenino cuenta con un amplio respaldo por parte de la mayoría de los seguidores norteamericanos de fútbol, este no es universal. Además, las autoridades olímpicas desaprobarán cualquier intento de introducir una disputa privada en los Juegos, donde las restricciones son más severas en lo que a declaraciones políticas y temas sociales se refiere.

Sin embargo, tras la decisión del tribunal en junio que confirmaba la validez del acuerdo de negociación colectivo y que, por consiguiente, prohibía a las jugadoras poner el golpe en la mesa en las negociaciones (la amenaza de una huelga antes de los Juegos Olímpicos), poco puede hacer el equipo para impulsar su caso en un corto espacio de tiempo: publicitar su causa en Río y defender el título de campeonas en la Copa del Mundo y en los Juegos.

La demanda de la E.E.O.C. (Comisión Estadounidense para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo) podría garantizar lo que las jugadoras no han podido conseguir en las negociaciones del contrato. No obstante, no se espera una resolución hasta mucho después de los Juegos, cuando el equipo ya no contaría con una plataforma publicitaria tan amplia.

Las diferencias en el esquema de las remuneraciones entre los equipos masculinos y femeninos son el centro del desacuerdo. Las mujeres cobran un sueldo mensual de la federación por jugar en la selección y en la liga profesional de fútbol, mientras que los hombres solo cobran si son convocados para la selección. Por esta y otras razones, las primas de los jugadores son considerablemente mucho mayores que la de las mujeres, una situación que la federación considera que es resultado de un salario más elevado por parte de la FIFA por campeonatos como la Copa del Mundo, una venta de entradas y una audiencia televisiva mayor en el equipo masculino.

Las jugadoras y sus abogados argumentan que la fórmula es anticuada y no refleja ni su popularidad ni su capacidad de recaudación.

El contrato actual expira a finales de diciembre. Hasta entonces, las jugadoras continuarán presionando donde se estime oportuno.

«Ya hemos tenido suficiente», señala Rapinoe, «Hemos estado atadas demasiado tiempo».

Fuente original:

http://www.nytimes.com/2016/07/08/sports/soccer/us-womens-soccer-players-renew-their-fight-for-equal-pay.html?_r=0

Enlaces relacionados (en inglés):

http://www.nytimes.com/2016/04/22/sports/soccer/usmnt-uswnt-soccer-equal-pay.html

https://teespring.com/equalplayequalpay#pid=370&;cid=6530&sid=front

Sonia Jimenez

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Términos y Avisos legales